por Antonio López-Peláez

Lo verdaderamente insoportable de la muerte es que, en efecto, nos hace a todos iguales.