por Antonio López-Peláez

El ansia por huir a toda costa del tedio conduce a las peores estupideces y las peores crueldades. La capacidad de aburrirse sin desesperar es una de las pocas cualidades que verdaderamente marcan la diferencia.