por Antonio López-Peláez

La literatura comprometida es una farsa. Escribir obras de ficción no es ni será nunca un instrumento de transformación de la sociedad. Lo único que puede aspirar a transformar una actividad tan manifiestamente superflua es al propio escritor. Y no siempre. Ni necesariamente para bien.