por Antonio López-Peláez

Cuando los que desconocen la opresión empiezan a hablar de revolución, más vale darse prisa en poner tierra de por medio. No hay nadie más sediento de sangre que aquél que no ha recibido nunca un golpe.