por Antonio López-Peláez

Hay una sola manera de hacer el bien, pero son incontables las de hacer el mal. Si en la variación está el gusto, y es de temer que lo esté, la batalla puede darse por perdida.