por Antonio López-Peláez

Cuando los pobres consiguen dejar atrás la pobreza… ¡Qué decepción para los filántropos! ¡Y qué doble decepción cuando además se las arreglan para hacerlo por sus propios medios!