por Antonio López-Peláez

No tiene nada de particular que el racismo implícito en la noción de relativismo cultural le traiga completamente sin cuidado a sus partidarios. Pero, en lo que se refiere a sus víctimas, cabe preguntarse en qué medida les entusiasma representar un papel tan poco agradecido como el de buen salvaje.