por Antonio López-Peláez

Lo mejor de todo son los ricos que se odian a sí mismos por ser ricos. Ésos sí que resultan realmente impagables.