por Antonio López-Peláez

La vida eterna es sin dolor, aseguran. En tal caso, no deberían llamarla vida.