por Antonio López-Peláez

El primer acto de libre albedrío debe ser forzosamente creer en el libre albedrío. A partir de ahí, todo lo demás es coser y cantar.