por Antonio López-Peláez

Oscar Wilde, en su crítica de la primera versión inglesa del libro de Chuang Tzu:

Chuang Tzu, cuyo nombre debe pronunciarse cuidadosamente justo como no se escribe, es un autor muy peligroso. La traducción inglesa de su libro, dos mil años después de su muerte, resulta notoriamente prematura.