por Antonio López-Peláez

Estaba convencido de que su destino era sufrir con todo aquél que sufriera en torno suyo. Lógicamente, eso acabó convirtiéndole en un monstruo.