por Antonio López-Peláez

Lo que llamamos vida es una obcecada e incesante afirmación del pasado. Lo que llamamos presente no es nada.