por Antonio López-Peláez

Las últimas palabras del emperador Septimio Severo a sus dos hijos: “Pagad bien a los soldados y despreciad a todos los demás.”