por Antonio López-Peláez

Para Epicuro, ante cualquier deseo era imperativo hacerse dos preguntas: ¿Qué me sucederá si lo que anhelo se cumple? ¿Y qué me sucederá si no se cumple?