por Antonio López-Peláez

Tómate el trabajo de fingir que lo que haces importa, y tal vez, con suerte, consigas llegar a importar tú.