por Antonio López-Peláez

Don Luis de Góngora y Argote: un esteta que nunca se cansó de quejarse por tener que vivir en una ciudad tan provinciana como Córdoba, donde en la mayoría de autos de fe no se quemaba vivo más que un solo hereje.