por Antonio López-Peláez

El talento es como la elegancia. Si te sientes obligado a exhibirlo, es que no tienes el suficiente.