por Antonio López-Peláez

En los primeros tiempos de la república, el senado romano debatió la conveniencia de obligar a todos los esclavos a vestir determinada túnica, y la propuesta quedó definitivamente rechazada cuando uno de los senadores advirtió del peligro que supondría permitir a los esclavos contar su propio número.