por Antonio López-Peláez

No hay mayor garantía de desastre para la tropa que un general que cree ciegamente en la victoria.