por Antonio López-Peláez

Modestia aparte, me considero un caballero. Jamás soy grosero, excepto cuando me propongo parecerlo.