por Antonio López-Peláez

Es posible que haya una parte de mí que sobreviva a mi muerte, pero no sería de extrañar que fuese justamente la parte que no puedo soportar.