por Antonio López-Peláez

Lo más patético de los intelectuales orgánicos cubanos es que no escriben lo que les ordenan sus amos, sino lo que ellos suponen que les ordenarían si alguna vez se dignasen acordarse de ellos. Ciertamente, es difícil caer más bajo. Pero si hay alguna manera, esos personajes acabarán encontrándola.