por Antonio López-Peláez

Alguien ha escrito recientemente sobre mí que soy como un músico que sólo es capaz de tocar las notas graves del piano. Venenoso pero certero. Tocado y hundido.