por Antonio López-Peláez

Tu enemigo no es como tú. Tiene otros valores, otras prioridades, otra manera de pensar y de actuar. Eso precisamente es lo que le convierte en tu enemigo. Piérdelo de vista y estarás a su merced. Y ten por seguro que no te va a tratar como le tratarías tú a él.