por Antonio López-Peláez

Al parecer todo escritor se siente obligado a asumir que fingir no es engañar. Lo abiertamente estúpido y malintencionado de semejante idea no le quita el menor prestigio entre la gente culta. Como no podía ser de otra manera.