por Antonio López-Peláez

Llegados a cierto punto la única pregunta es: ¿Qué merece la pena recordar?