por Antonio López-Peláez

Aristóteles, en su Ética a Nicómaco, deja claro que la felicidad no tiene en absoluto que ver con sentirse bien. La felicidad consiste única y exclusivamente en obrar bien.