por Antonio López-Peláez

En el verano de 1916 un gaucho atravesó a pie la provincia de Catamarca en plena estación de las lluvias sólo para desafiar a un capataz de hacienda, con los mejores modales, a una pelea a cuchillo. No le conocía de nada. Únicamente había oído que era un hombre valiente.