por Antonio López-Peláez

El pasado no existe. Recordar es un acto de fe.