por Antonio López-Peláez

Una terrorista arrepentida hace acto de penitencia: “Es difícil aceptar la tragedia de que has destruido tu vida y la de otros.” Tu vida y la de otros. Hasta para darse golpes de pecho hay un orden de prioridades.