por Antonio López-Peláez

Creo en la república. Pero me resulta imposible creer en los republicanos.