por Antonio López-Peláez

Lo que el esclavo ansía por encima de todas las cosas no es la libertad. Es un esclavo para sí.