por Antonio López-Peláez

No hay nada más insoportable que un integrista religioso. A excepción de un ateo militante.