por Antonio López-Peláez

Y toda esa gente que habla de la belleza del mundo… ¿Exactamente con qué lo compara?