por Antonio López-Peláez

Odiar a alguien resulta tedioso y agotador al extremo. Y si además es con motivo el asunto entra de lleno en el terreno de lo patético.