por Antonio López-Peláez

Las cosas sólo hablan de sí mismas. Nada es símbolo de nada. Todo es exactamente lo que parece.