por Antonio López-Peláez

La pobreza no hermana a los hombres. Los pobres se odian entre sí con una saña tal que les lleva a olvidarse por completo del resto del mundo. Muy especialmente de los ricos.