por Antonio López-Peláez

La cuestión no es hasta dónde puedes llegar antes de romperte. La cuestión es hasta dónde puedes llegar una vez roto. Eso es lo que da la verdadera medida… que raramente resulta ser la esperada.