Sin aliento

por Antonio López-Peláez

Todos actúan como si Él no estuviera aquí. Se tratan unos a otros como animales. Viven y mueren aterrados. Todo esto me resulta cada vez más ajeno. Ni siquiera tengo idea cierta de lo que se espera de mí. A estas alturas ya estoy ciego a las señales.