por Antonio López-Peláez

Puede que nosotros no pensemos en los muertos, pero ellos sí que piensan en nosotros. Todo el tiempo.