A. López-Peláez – A la altura de mi divisa

por Antonio López-Peláez

Alguien dijo hace tiempo: “Sé borracho o bandido, pero siempre el primero”. Yo no doy la talla ni como borracho ni como bandido. Y jamás he sido el primero en nada. Aun así, no dejo de repetírmelo cada día. Si algo me sobra es paciencia, y estoy seguro de que más tarde o más temprano acabaré consiguiendo una de las tres cosas. Y tengo una ligera idea de cuál de ellas va a ser.