por Antonio López-Peláez

Cuando el hacha llegó al bosque muchos de los árboles dijeron: “Al menos el mango es uno de nosotros.”