por Antonio López-Peláez

Morir, en palabras de Edwin Shneiman, es la única cosa en la vida que uno no tiene que preocuparse por hacer. No hay más que limitarse a quedarse por aquí el tiempo suficiente y el asunto se resolverá por sí solo.