De “Ravelstein”

por Antonio López-Peláez

La forma que yo tenía de enfocar esta cuestión era que uno, antes de nacer, no sabe nada de la vida en este mundo. El reto oculto consiste en captar este misterio, el mundo. Se viene de la nada, del no ser o del olvido primordial, y se irrumpe en una realidad articulada y pelenamente desarrollada. No se ha visto nunca la vida. En el intervalo de luz entre la oscuridad donde uno estaba esperando nacer y la oscuridad de la muerte, que ha de recibirlo algún día, tiene que captar lo que pueda de la realidad, que ya estaba en un estadio de desarrollo muy avanzado. Yo había esperado milenios para verla.

Saul Bellow, Ravelstein, 2000