De “El Miedo”

por Antonio López-Peláez

La llanura estaba cubierta de los nuestros, ametrallados, echados boca abajo, con las nalgas al aire, indecentes, grotescos, semejantes a monigotes, dignos de lástima como hombres, ¡ay! Campos de héroes, carga para los volquetes nocturnos…
        Una voz, en la fila, formuló este pensamiento que todos callábamos:  “¿Qué les ha pasado?, y que tuvo en nosotros un profundo eco: “¿Qué nos va a pasar?”

Gabriel Chevallier, El Miedo, 1930