Odo Marquard – De “Felicidad en la infelicidad”

por Antonio López-Peláez

En la República Federal de Alemania, la inclinación al “no” se ve favorecida por el miedo al “sí”: porque bajo el dominio del nacionalsocialismo, en el segundo cuarto del siglo XX, durante doce años se dijo demasiado “sí” en Alemania, con el actual decir “no” se pretende recuperar el entonces rehusado decir “no”; con la resistencia a la no-tiranía se pretende suplir la no-resistencia a la tiranía. En esta desobediencia a posteriori se olvida fácilmente que, con anterioridad a los doce años de falso decir “sí”, en Alemania transcurrieron quince años de falso decir “no”: los años de la República de Weimar, que no sólo no fue ampliamente aceptada sino que fue negada, porque ya no era la monarquía, llorada por la derecha, y porque no fue la revolución, esperada por la izquierda, sino una república burguesa sostenida por el centro burgués y por el ala reformista del movimiento de los trabajadores.